Blog

Nunca me gusto el dicho que todo el mundo te dice cuando confiesas que estudias EMPRESARIALES. No entendí su lógica, más alla de la rima.

Ahora, después de unos años de terminar la carrera, me gusta pensar que “los de empresariales” valen, valen igual que los demás y sobre todo los que han montado su propia empresa.

Voy a proponer un dicho, uno nuevo. No solo para los de empresas, sino para todo aquel que quiere decidir su futuro. Ya no valen los viejos dichos y tenemos que cambiarlos en nuestras cabezas.

“Quien vale, vale para tragar y quien no, monta una empresa”

Las cabecitas perdidas son todas esas personas que piensan demasiado, los que se complican la vida solos, hacen de un pequeño problema un mundo y se comen demasiado el coco.

20120628-233145.jpg

Para mi no es ni bueno ni malo, soy una cabeza perdida, tengo un mundo interior que supera la realidad. Pero reconozco que hay días que quiero apagar mi mente y no puedo, hay días que me gustaría no pensar pero pienso y días como hoy que escribo en un papel en blanco para frenar mi cabeza y poder dormir tranquila.

Hoy le he dado vueltas a “que hago con mi vida” por enésima vez… Empiezo a pensar que si sacara partido a estos choques de “mis dos neuronas” igual encontraría un camino que seguir…

Mirando el muro de Facebook me he dado cuenta que últimamente se comparten muchas fotos sobre filosofía de la vida, relaciones personales y demás apoyos (vía imagen rápida) para que todos pensemos un rato. Imágenes como esta que nos recuerdan que no todo el mundo escucha lo que queremos decirle.

20120628-233125.jpg

Puede que solo sea casualidad o puede que no este sola y haya más cabecitas perdidas ;)

Hoy, cuando la mayoría de la gente no tiene trabajo pero esperan conseguir uno, me he preguntado por qué todos pensamos en un empleo y no en  emprender…

Todos buscamos un empleo que nos de seguridad y estabilidad salarial para poder comprarnos un coche, pensar en un futuro o no tener que mirar como pagar el próximo mes las facturas. Esa estabilidad la relacionamos siempre a una empresa a un contrato indefinido, pero las cosas han cambiado y hoy día un contrato indefinido no significa estabilidad, ni significa acceso a una hipoteca.

En el sistema actual de acceso al trabajo prima dos cosas, la gran oferta de trabajadores cualificados y el bajo coste de su contratación y/o despido. Son muchos los parados, son muchos los que tienen cualificación y experiencia suficientes pero que se han visto “en la calle” y sin sitio donde ir. También son muchos los titulados sin experiencia que ven la imposibilidad de encontrar un empleo en el que desarrollarse y mostrar sus capacidades. Son unos pocos los que han conseguido empleo este año, y son muchos menos los que tienen unas condiciones salariales y laborales acordes al puesto o a su vida laboral.

Pero como ya dije en el anterior post, no somos la generación perdida si no queremos serlo, tenemos la formación, la imaginación y el futuro por delante.

Como yo lo veo, desde mi humilde y triste vida laboral, tenemos que cambiar los roles, ¿porque querer ser siempre el trabajador? ¿porqué no el empresario?


Es cierto que da miedo y que no todo el mundo “triunfa”, pero todos tenemos la oportunidad en nuestras manos. Y las redes sociales ayudan y mucho. Hay muchas iniciativas de apoyo a los emprendedores, webs para auto-financiar proyectos y la posibilidad de encontrar gente con tu mismo perfil y metas a través de las redes sociales.

Puede que no todos os haya dado por pensarlo, o por “bichear” en la red en busca de proyectos que os sirvan de ayuda, os dejo alguna web que he encontrado:

El otro día, mientras buscaba información para el trabajo (solo llevo un mes ;) encontré una web de Sevilla, tipo revista turistica pero diferente. Se trataba de la web de InSevilla, un proyecto de alguien que decidió arriesgarse.

Cuando escribí el post de “no somos la generación perdida” había visto el video de “La generación perdida” de Anicet Lavodrama, un músico que decidió dar la cara y buscar su futuro.

En uno de esos días de que hacer con mi vida, “monté” con un amigo la empresa” El Pez que Muerde y nos lanzamos a crear ideas y propuestas que teniamos en mente. Aún no somos nada y probablemente esto se quede en una idea, pero por un día, por unas semanas, creímos en nosotros y vislumbramos un futuro donde trabajábamos en lo que nos gustaba y vivíamos de nuestra propia empresa.

La idea de este post no es que todos tengamos que ser empresarios para tener futuro. Pero sí, que debemos creer que podemos, porque cuando eres capaz de ver que te vales por ti mismo, eres más capaz en el trabajo, y lo haces bien, tan bien como para exigir mejores condiciones porque eres un profesional. Alguien que no necesita un contrato indefinido, porque tendrá el futuro que quiera tener.

Y tú, ¿eres empresario, trabajador o profesional?


En menos de un mes cumplo los 30… para muchos es, simplemente, otro año más, para mí es la edad con la que tenía pensado tener mi vida encaminada o por lo menos trabajar en lo que quería, tener una pareja y no vivir con mi madre.

Al final 2012 ha llegado y no tengo pareja, aún no sé si voy a conseguir trabajar en lo que me gusta y sigo viviendo en casa de mi madre… Hoy unos amigos han compartido en su muro un video llamado “La Generación Perdida”:

Después de verlo he recapacitado mi perspectiva anterior. Es cierto que nos prometieron que si eramos buenos y estudiábamos mucho tendríamos trabajo, Disney nos prometió el príncipe azul y la posibilidad de que no pudiéramos permitirnos comprar una casa no se nos pasó por la mente hasta hace muy poco. Pero también es cierto que hemos visto a donde íbamos y no hemos intentado cambiarlo. En mi caso, creo que llevo como 3 años con la depresión de los 30 y culpando a no sé el que o a quien de que no encuentre ni mi rumbo ni mi sitio. La semana pasada encontré trabajo, creo que uno que sí me va a gustar y con el que pueda que vaya a encontrar mi lugar. Como es fuera, tengo que abandonar la casa de mami y la pareja, sigue sin existir pero dicen que no hay 2 sin 3… ;)

Todos somos dueños de nuestra vida y hacemos lo que podemos y lo que nos dejan hacer con ella. No es fácil decidirse y menos si ves el telediario y te dicen mientras comes que estamos al borde de la quiebra, pero todas esas ilusiones que teniamos de pequeños todas esas posibilidades que creímos tener siguen existiendo, solo que ahora debemos luchar por ellas más y no permitir que nos achaquen. Sé que lo que digo queda muy bonito y parece muy fácil al leerlo pero cambiar nuestro chip, cambiar el pesimismo que nos han ido inculcando estos últimos años no es fácil, cada día debemos decir NO a lo que dicen los telediarios, NO al jefe que por suerte tenemos por encima y NO a todos los que nos dicen que no somos capaces. NO somos la generación perdida si NO queremos serlo. Somos la generación que queramos ser!

En mi defensa debo decir, que hoy me he levantado positiva, probablemente si hubiera visto el vídeo la semana pasada habría escrito otro post.

Agradecer a Anicet Lavodrama su vídeo y sus ganas de hacer despertar a esta generación.

Yo no soy esa… aunque parezca que voy a empezar a cantar, no es así. El título que viene bien para contar las diferencias entre leer un cv y conocer a un candidato.

Cada vez que mando mi cv por Infojobs o cualquier portal de empleo tengo claro que no me llamaran para la entrevista. ¿Porqué? Por que “yo no soy esa”, no soy otra Licenciada más, no soy una estudiante infinita (dos carreras, un máster, infinidad de cursos) sin los 5 años de experiencia en marketing, publicidad, bilingue en inglés, francés y conocimientos de chino o lo que sea que pide la oferta. Soy algo más…

Nunca he sido una estudiante modelo, más bien mala estudiante, con demasiada imaginación para estar sentada escuchando 2 horas de clase, con demasiada capacidad de distracción para aprenderme algo y repetirlo como un papagayo. Inconformista con “esto es así y punto”, con aprender de memoria sin entender el concepto, yo necesito entender el proposito y el fin para verlo todo y sacarle partido.

Soy una mente inquieta, rara o creativa, como más te guste, pero leyendo mi cv de un portal no vas a conocerme, no sabrás que puedo aportar en tu empresa, si soy valida o no. Si de verdad quieres conocer mi perfil, ¡investiga! Busca mi huella digital, lee mis blogs, mira que digo en twitter, si puedes cotillea mi Facebook y no te asustes con lo que encuentres. No vas a leer mi vida y estar de acuerdo con todo, no voy a ser perfecta, pero soy real, soy así. Piensa si merece la pena conocerme, si hay algo que te haya llamado la atención, pregunta, comenta, hay muchas formas de interactuar con alguien, solo tienes que probar algo diferente.

Mi cv es interesante si buscas alguién diferente, tu empresa es interesante si ofreceís algo diferente. Las redes sociales han cambiado muchas cosas, entre ellas, la forma de encontrar lo que estas buscando. Pero recuerda, puedes investigarme y juzgarme por lo que lees, pero yo también puedo hacer lo mismo con tu empresa, este nuevo camino tiene dos direcciones y todos podemos elegir hacia cual vamos.