Blog

Y llegó el tan ansiado #EBE12, llegó un año después de descubrir el mundo de los eventos de Social Media y un año después de crear nuestro #EBETEAM, pero la ilusión se fue desvaneciendo…

Mucho espectáculo… mientras esperaba localizar a los “tweetamigos” miraba a mi alrrededor y solo veía marcas… stands y publicidad. El #enebeinvita de @Vodafone_es triunfaba. El café con las ya tradicionales tortas de Ines Rosales calentaba motores para lo que es el EBE: las desvirtualizaciones.

Foto: “El reencuentro” con @chelo_izquierdo @marianrequena @_Tamuka_ @Jc_Comunicacion@buchitodeagua@robertocuadros1. Y aunque estuviera via twitter @calderon_ana

 

Lo pase muy bien, sí, pero ¿qué paso con las ponencias y el programa?

Que se quedaron cortas de conocimiento y llenas de aplicaciones, marcas y publicidad.

Supongo, que mi punto de vista depende de mi comparativa con el año pasado. Fue mi primer evento y este año quería más, quería seguir aprendiendo y quedarme con la boca abierta. Pero no ha sido así, mi EBE, ha sido la foto de antes.

Las ponencias me han dejado con ganas de una segunda parte, donde nos explicaran los trucos de las aplicaciones, el uso que pueden tener en un día a día y las mejoras que pueden suponer.

Faltó una sala más grande para los talleres, porque aunque la ponencia sea peor, si habla de Facebook, Twitter o diseño web, va a tener más visitas que una de formación, turismo o la presentación de alguna app.

Me sigue faltando una traducción simultánea a las ponencias en inglés, porque se pierden cosas y suelen ser ponentes de mucha categoría para tener una sala medio vacía.

Me gustó la conferencia de clausura, porque nos sacó por un momento de todas las aplicaciones y redes sociales, para recordarnos algo muy básico, que la libertad de expresión no es infinita y sus límites siguen sin estar claros. Ni hasta donde ni quien los dicta.

Entonces, ¿saqué algo?

Pues sí, este fin de semana me ha servido para conocer nuevos programas, trucos y una cuenta awesome en 500px que amortiza mi asistencia.